Permanecer en el Aquí y el Ahora

El Poder de Permancecer en el Aquí y el Ahora

¿Cuántas veces en su vida ha logrado percibir el tiempo en el presente, tener consciencia del minuto y el instante que lo habitaba? Es probable que  muy pocas veces. Y esto se debe a la mayor parte del tiempo estamos elucubrando pensamientos que provienen del pasado ó que están dirigidos hacia el futuro. Por lo tanto, si se está  en el pasado o en el futuro, no se puede estar en el aquí y ahora. Y si no se está en el presente, ¿dónde se está realmente?

La mayor parte de nuestras vidas estamos sumergidos en conflictos y emociones que arrastramos del pasado y que no hemos podido resolver. Y permanecemos alimentando las expectativas de un futuro que aun no ha llegado.

Aprende a situar la existencia en el presente, enfrentando los fantasmas  y las emociones que  arrebatan  paz y  equilibrio personal, es un camino de invitación a la sanación y transformación de todo aquello que aún en nuestra vida no ha sido atendido, procesado e integrado.

 

Estar en el futuro es:

  • Engancharse a una ilusión, una creencia de que será posible para tal o cual cosa. Pero también se convierte en un incentivo para trabajar en el presente.
  • Cuando se imagina el futuro se está en un tiempo que todavía no es real, por lo tanto no existe aún ni el tiempo, ni la persona que se será en ese tiempo.

 

Estar en el pasado es:

  • Permanecer en un recuerdo emocional y psicológico. Las emociones de rencor, enojo, frustración, miedo y dolor flotan en las experiencias no resueltas. Impiden la integración, paso fundamental para seguir creciendo y desarrollándose como persona.

 

Estar en el presente es:

  • Darse cuenta del momento, la situación, de lo que pensamos, actuamos y sentimos con plena consciencia.
  • Estar en la captación de la totalidad  del ser (cuerpo-mente-emociones-espíritu).
  • No dejarse envolver y perder por los recuerdos, los momentos que son del pasado o las ideas y expectativas que se pueden generar por el futuro.
  • Conectar con lo posible, con la oportunidad, con lo único real que se tiene que es ese momento.

 

Cuando se logra estar en el presente, toda la persona y sus partes, cuerpo, mente, espíritu están alineadas y focalizadas. Por lo tanto no hay grietas, ni fugas, ni desorganización, todo aquello que se quiera lograr, alcanzar u obtener, tiene probabilidades seguras de lograrse. Desaparecen los distractores y preocupaciones que nos alejan de hacer lo que se quiere hacer.

Dedique, varias veces al día, algunos minutos para tomar consciencia de lo que piensa y siente. Descubra que cuando no está donde quiere estar, sino donde su mente lo ha puesto, está fuera de su camino. Regrese en consciencia a su punto de libertad de decisión mental todas las veces que se aparte para centrar su intención.

Si ha logrado leer estas palabras con atención, seguro que ha estado en el presente, sino ¿dónde más?