Medicina Convencional y Natural

Medicina Alopática y Holística

La medicina alopática o convencional, tiende a un enfoque mecánico donde a cada individuo que muestra los mismos síntomas se le prescribe la misma medicación. El acercamiento holístico intenta entender la constitución única de cada individuo y sus necesidades.

Las medicinas complementarias y alternativas a menudo se llaman holísticas porque a diferencia de la práctica convencional, tratan al individuo en su totalidad (mente, cuerpo y espíritu).

La palabra holística, procedente del griego “holos”, significa “todo”. Esta medicina es un conjunto de terapias alternativas que emplea tratamientos tanto modernos como tradicionales. Se basa en los poderes de sanación naturales del organismo, las formas en que los tejidos interactuan. También trata con la influencia del medio ambiente. Estos tratamientos pueden realizarse tanto en humanos como animales en general.

En la medicina holística, al ser humano se le considera como una unidad: cuerpo, mente, emociones y espíritu. Esto es diferente que en la medicina tradicional, que se ocupa solamente del cuerpo. La medicina holística puede actuar como medicina complementaria a tratamientos médicos convencionales o como medicina alternativa a estos mismos tratamientos. Se busca que se trate al paciente completo, y no solo a la enfermedad.

 

Medicinas alternativas

Algunas técnicas dentro del enfoque holístico son:

Medicina Homeopática: es un enfoque alternativo con base en la creencia de que las sustancias naturales preparadas de una manera especial y usadas muy frecuentemente en pequeñas cantidades restauran la salud. De acuerdo con estas creencias, para que un remedio sea eficaz, debe causar los mismos síntomas que se están tratando en el paciente. También se llama homeopatía y fue propuesta por el médico alemán, Samuel Hahnemann.

Acupuntura: terapia de curación china diseñada para re-equilibrar o desbloquear el flujo de energía del cuerpo. Se usan agujas en ciertos puntos, que se corresponden con los puntos en los meridianos donde  fluye la energía.

Ayurveda: es el sistema médico más antiguo del mundo, con más de 6000 años de antigüedad. Originario de la India, actualmente hay más de 300.000 médicos de Ayurveda por todo el mundo y algunos miles de millones de personas tratados usando esta forma de medicina. El Ayurveda usa la dieta, la desintoxicación, y la medicina botánica para tratar a los individuos.

Quiropráctica: es el método de salud natural más extenso en los Estados Unidos usado por unos 20 a 30 millones de americanos anualmente. La medicina quiropráctica mira al sistema nervioso como la clave máxima de la salud. Sorprendiendo a muchos, la medicina quiropráctica ha demostrado ser eficaz en tratar problemas de incapacidades de aprendizaje e hiperactividad en los niños.

Fitoterapia: tratamiento de las enfermedades por medio de plantas; medicina a base de flora o sustancias vegetales.

Medicina Floral: Conocida generalmente como Florales de Bach. Son esencias de flores que trabajan en la sutil energía ayudando a restaurar la vibración de salud. Hay 38 remedios florales y a cada uno se le adjudica una aplicación a una emoción o situación emocional.

Aromaterapia: uso terapéutico de los aceites esenciales para liberar el estrés nervioso, aumentar el bienestar y proporcionar salud y vitalidad.

Medicina Naturopática: emplea un enfoque global, multifacético, para la diagnosis, el tratamiento, y la prevención de la enfermedad.

Medicina Ortomolecular: intenta equilibrar las sustancias naturales tales como vitaminas, aminoácidos, grasas esenciales, y minerales.

Medicina china tradicional (TCM): es la segunda forma más antigua de medicina que se  practica, con 5000 años de antigüedad. Un gran componente de ésta implica la medicina botánica. En la TCM las hierbas se utilizan raramente solas. La combinación experta de hierbas es fundamental para tratar una variedad de enfermedades de una forma segura y apacible.

 

Reflexión

Además de estas y otras propuestas, la medicina es una sola. Las diferentes culturas y búsquedas ancestrales han derivado en formas de sanar y atender el desequilibrio físico-biológico-emocional.

Todas las tendencias actuales están orientadas a recuperar los propios recursos biológicos, y ver a la enfermedad como un medio o un camino para solucionar problemas de fondo en función de modelos, paradigmas, pensamientos y conductas.

La biografía se convierte en la biología, y los programas biológicos expresan su desajuste con manifestaciones en apariencia de desorden. Sin embargo la sabia naturaleza nos invita a escarbar, desmenuzar y encontrar las verdaderas causas que de manera desafiante y desesperada nos dan una oportunidad para revisar nuestra forma de vida y nuestra visión de cómo deseamos vivir y construirla.