Los Distintos Cuerpos del Ser Humano

El cuerpo humano y sus maravillosas capas

Todos los seres humanos poseemos un cuerpo físico, el cual está constituido por sistemas y órganos. Éste es nuestro vehículo en el tránsito de la vida. A través del cuerpo físico podemos percibir y conocer el mundo. Conjuntamente con la mente, éste nos permite interpretar las vivencias.

Desde tiempos remotos, el conocimiento ancestral ha traído respuestas sobre cómo funcionamos sutilmente en los planos espirituales. Hoy, a través de la física y medicina cuántica, sabemos que nuestro cuerpo físico es la base de un campo energético que conforma la totalidad de lo que somos. A mayor sutileza y vibración rápida se relacionan los distintos cuerpos o partes de nuestro campo energético. Es decir, que estos “cuerpos” son capas exteriores de nuestro campo energético o aura, y cada una de estas tiene una función relacionada con nuestro cuerpo físico.

 

El cuerpo etérico

Posee aproximadamente  la misma extensión y forma que el cuerpo físico.

Es el portador de las fuerzas modeladoras para el cuerpo físico, así como de la energía  vital creadora y de todas las sensaciones físicas. El cuerpo etérico atrae energías vitales del sol a través del Plexo Solar. Este cuerpo acumula energías y a través de los nadis o meridianos y las conduce al cuerpo físico en flujos vitales ininterrumpidos.

Su espesura es de 5 cm y sirve como capa protectora para el cuerpo físico impidiendo a los gérmenes patógenos y a los contaminantes penetrar en el cuerpo. Simultáneamente irradia un flujo constante de energía vital hacia el entorno.

Antes de manifestarse la enfermedad, se manifiesta en el aura etérica, y pueden ser detectadas a través de la visión del aura o fotografía Kirlian. Desde hace algunos años se han intentado a través de los colores que emana el aura realizar diagnósticos.

 

El cuerpo emocional

Es el portador de nuestros sentimientos, emociones y de las cualidades de nuestro carácter. En este cuerpo se graban las emociones no liberadas, las angustias y agresiones conscientes en inconscientes, las sensaciones de soledad y rechazo. Emite sus vibraciones a través del aura emocional y transmite el mensaje inconsciente que enviamos al mundo exterior.

La mayor parte de nudos emocionales del cuerpo emocional se encuentran localizados en la zona del chacra del plexo solar. A medida que se limpian emocionalmente las emociones negativas, el aura se ve más clara y los niveles de energía sutil llegan más efectivamente al cuerpo físico.

 

El cuerpo mental

La vibración de este cuerpo es mayor que el cuerpo etérico y emocional. Es de forma ovalada y su volumen puede extenderse.

Cuantos más vivos son los pensamientos y cuanto más profundos son los conocimientos intelectuales de una persona, entonces más son claros e intensos los colores que irradia su vehículo mental. La función de este cuerpo es recoger las verdades universales que le llegan del plano espiritual e integrarlas con el entendimiento racional. Después, debe transferirlas a las situaciones concretas y llevarlas a una solución del problema, en resonancia con las leyes universales.

 

El cuerpo espiritual

Este es el que gira más velozmente. En personas con alto contenido y desarrollo espiritual, su medición se hace a varios metros, detectable en los maestros y ascendidos espirituales. A través de este cuerpo se experimenta la unidad interior, y se eleva el sentido de conciencia colectiva y divina.

El cuerpo espiritual es esa parte divina que hay en nosotros que es inmortal y perdura a toda evolución. Solo a través del desarrollo de este cuerpo es posible conocer la fuente y el destino de nuestra existencia y comprender el auténtico sentido de nuestra vida.