El Poder de la Paz Interior

El Poder de la Paz Interior

Introducción

Hoy en día, vivimos expuestos a un alto nivel de estrés. Sin embargo, por desconocimiento o falta de dedicación, olvidamos que todos los seres humanos tenemos un gran potencial encerrado dentro de nosotros para crear y desarrollar paz. Por más obstáculos y adversidades que enfrentemos quien posee más claridad y calma siempre va a salir bien, sea para resolver problemas o para conquistar una meta, quien mantenga la visión serena y optimista tendrá las mejores oportunidades. La falta de paz individual sumada se manifiesta como falta de paz colectiva. Es importante aprender a desarrollar recursos para crear paz en el interior de cada ser humano.

 

La Paz Empieza Dentro de Cada Uno

Algunas veces tenemos la fantasía de que podremos experimentar la paz sólo si se conserva intacta nuestra zona de comodidad, pero la vida real no es estática y constantemente estamos expuestos a innumerables cambios y experiencias que rompen nuestro equilibrio. Para poder crear y sostener la paz interna es indispensable contar con recursos para poder enfrentar la presión y la frustración que las circunstancias nos imponen. Estas presiones muchas son reales y concretas, otras veces son imaginarias y relativas.

Es importante desarrollar recursos internos como la paciencia, la resistencia, la comprensión, el valor, la humildad, la tolerancia y otros más para poder sintonizarnos con la paz. Pero sobretodo es importante aprender a desempañar nuestra consciencia de pensamientos y emociones perturbadoras que nos impiden ver con claridad la realidad tal cual es.

 

El Cuerpo Físico y la Paz Interior

Muchos de los problemas de salud que manifiesta el cuerpo humano son consecuencia de la falta de paz interior. Hoy día se sabe que existe una relación entre el cuerpo, la mente, las emociones y el ser interno; hay una interconexión que cuando es armoniosa se manifiesta en creciente paz. La alimentación desequilibrada, el cuerpo físico abandonado, los pensamientos negativos, los estados emocionales perturbados y la desconexión con el ser interno o yo espiritual pueden ser causas de enfermedades respiratorias, vasculares, digestivas, óseas, neurológicas hasta el cáncer y muchas otras más.

Este es el momento de comprender que somos una unidad integrada de aspectos que necesitan de cuidado apropiado, ejercitación y alimento. Por ello el cuerpo físico, el cuerpo mental, el cuerpo emocional y nuestra alma necesitan de atención, cuidado y amor para mantenerse sanos y fuertes.

En muchos casos el alimento no se asimila porque hay que sanar antes experiencias pendientes que vienen desde el pasado. La salud se manifiesta en la armonía y donde hay armonía hay paz.

Algunas veces hay que separarse de aquello que enferma al cuerpo, a la mente, al corazón y/o al alma para poder conservar la armonía personal.

 

La Paz y el Observador Interior

En donde está la atención del ser humano, allí está su consciencia…

Suele suceder que la atención se dispersa en pensamientos desordenados, inútiles y hasta caóticos o se sobre concentra en pensamientos rígidos y obsesivos; también puede simplemente estar limitada o por decirlo de alguna forma, adormecida entre la misma rutina de pensamientos siempre. Sin embargo, para conseguir la paz interior es indispensable entrar en consciencia del poder que tenemos sobre la capacidad de guiar la atención. Podemos poner la atención en cosas constructivas o destructivas y según la frecuencia e intensidad con que lo hagamos se verán los resultados en nuestra vida. La mente nos empuja a elevar las posibilidades hacia un nivel superior de consciencia, permitiendo que emerja la consciencia del observador interior en nosotros. El observador interior es esa parte que surge al poner la atención en el punto de calma en nuestro interior y que permite observar, pensar y decidir con claridad. Encontrar este punto de calma implica la capacidad de enfocar la atención en el vacío de pensamientos, en el silencio interno. Cuando contactamos con el observador interior se disuelve el temor y el poder del ego negativo disminuye considerablemente.

 

La Paz Interior y el Desapego

Algunas personas refieren gran dificultad para poder encontrar el punto interno de quietud, su centro, la calma y paz en su interior. Sobre todo manifiestan sentir dificultad para poder hacer silencio del ruido que encuentran en su mente. Generalmente, esto sucede porque el ruido interno manifiesta el poco o mucho apego que hay sobre un tema, persona, situación o emoción. Es decir que a más apego o aferramiento, más dificultad para encontrar el silencio, la calma o el centro interior por lo que se obstaculiza la posibilidad de darle un espacio al observador interno para que observe simplemente lo que ocurre en el momento presente, tanto afuera como adentro de la mente. Cuando logramos desaferrarnos y desapegarnos de querer controlarlo todo, poseerlo todo, dominarlo todo, entenderlo todo y saberlo todo viene poco a poco una creciente calma que se va transformando en paz que sobrepasa todo entendimiento.

 

Paz Interior, Meditación y Libertad

Pasamos mucho tiempo de nuestra vida buscando el reconocimiento, la aprobación y el amor de los demás. Sin embargo para desarrollar el poder en nuestro interior, requerimos de lograr una creciente autonomía física, mental, emocional y espiritual. Mucho del diálogo interno de nuestra mente se mantiene en desorden y desarmonía porque es un disco repetitivo sin claridad de intención o más bien con la intención de lograr que desde afuera alguien o algo venga a darnos la motivación, la seguridad, la aceptación y el amor que no hemos aprendido a darnos a nosotros mismos.

Practicando la meditación aprenderemos a aquietar la mente, a serenar nuestro interior, a acumular energía y a asumir nuestra vida con mayor gozo y responsabilidad. Todo esto facilitará una convivencia armoniosa con nosotros mismos y con los demás, desarrollando una lucidez y claridad mayor para tomar decisiones y para encontrar mayor poder interno. Mientras más desarrollemos estas destrezas, estaremos más preparados para emprender acciones que nos acerquen al logro de nuestras metas. Al desarrollar la paz en el interior, se desarrollan simultáneamente otras posibilidades como la conquista del propio poder personal, la capacidad de amar más conscientemente, la resistencia, la humildad y otras virtudes que engrandecen nuestras posibilidades. Somos libres cuando interactuamos libremente, no cuando dependemos de la aprobación o desaprobación de los demás para crecer y evolucionar. El autoconocimiento, la meditación y la oración son recursos que alimentan la autonomía y la paz interior.

 

¿Cuándo Sabremos si nuestra Paz Interior es Real?

Lo sabremos cuando experimentemos no sólo momentos de paz sino dentro de nosotros se haya instalado una actitud de paz. La paz será real cuando seamos capaces de contemplar a nuestros semejantes y ver más allá de su apariencia, hasta su corazón y su alma. Hasta poder ver su perfección de esencia y del viaje presente que transitan; viéndolos con una mirada de respeto y amor incondicional.

Así, la paz interior que cosechemos dentro se manifestará afuera.