El Poder de la Flexibilidad

El Poder de la Flexibilidad

¿Cómo podría subsistir la vida sin aceptar el cambio?

¿Cómo podríamos subsistir los seres humanos sin aceptar el cambio?

La Flexibilidad y El Momento Presente

La flexibilidad es la capacidad de estar abierto para adaptarse a los cambios y asumirlos armoniosamente. Cada momento tiene sus propios requerimientos y necesitamos tener la suficiente libertad para poder sintonizar en armonía con el momento presente  con una consciencia clara y descontaminada. Cuando nuestra actitud es de obstinación y rigidez respecto a lo que “creemos que debiera ser”, quizás estemos perdiendo la posibilidad de percibir con frescura la experiencia real que está delante de nosotros. Nuestros condicionamientos van volviendo rígida nuestra capacidad de percibir, de aprender, de gozar y de vivir. Es importante estar abiertos para poder estar realmente conscientes en el presente de las diversas experiencias que la vida nos ofrece.

La Flexibilidad Ante Los Cambios

Estamos viviendo un tiempo de cambios  rápidos y de gran evolución. Si permitimos que nos gane el temor de explorar nuevas posibilidades estaremos arriesgando nuestra propia evolución en muchos aspectos. Aferrarse con rigidez al pasado, a los métodos que consideramos los únicos eficaces, a los temores (al fracaso, la adversidad, etc.) podríamos estar perdiendo oportunidades que puedan hacer nuestra vida más fácil o más plena. Cuando desarrollamos la confianza en que estamos interconectados con la Fuente y que esta Fuente nos apoya a todos y siempre para nuestro mayor crecimiento y bienestar, vamos rindiendo nuestros temores y confiando en que el cambio nos lleva a avanzar hacia un mayor crecimiento y evolución. Es indispensable confiar con el corazón  y con el yo espiritual más que con el intelecto para poder estar más abiertos ante los cambios.

La Flexibilidad – Aceptación y Amor

El ser humano necesita de la experiencia del amor para poder realizarse y no es posible expresar el amor  ni recibirlo si no hay aceptación. Aceptar es simplemente estar en una actitud de apertura, evitando los juicios, sentencias y condenas. Al hablar de esta aceptación sostenida en la flexibilidad, no estamos hablando de la aceptación sustentada en la tolerancia, sino más bien de la aceptación que procede de reconocer la interconexión que tenemos todos como parte de la creación. La verdadera aceptación no procede del esfuerzo sino de saberse parte del todo con el otro y de mantener una actitud abierta al amor incondicional. Para aceptar profunda y completamente se necesita practicar la humildad y la flexibilidad. Aquel que se acepta y ama a sí mismo podrá aceptar y amar así a los demás.

Flexibilidad para Transitar los Momentos de Crisis

Tarde o temprano todos tendremos que experimentar tiempos de crisis, tanto a nivel individual como a nivel colectivo. La crisis llega como una invitación que nos empuja hacia un nivel más alto de evolución. Podemos responder pronto o podemos tardarnos años o una vida sin aceptar esta invitación de crecimiento. Pero la crisis llegará al asomarse la enfermedad, la vejez, la muerte, la separación y todos los eventos que nos confrontan con la experiencia de escasez y pérdida. Conoceremos lo profundo de la crisis que nos pone ojo a ojo con nuestra sombra y nuestra luz. ¿Con qué recursos enfrentaremos los tiempos de crisis desde nuestro interior? Habremos de desarrollar la capacidad de encontrar la paz en medio de la tormenta, puesto que la paz nos irá permitiendo avanzar hacia la playa. Para buscar recursos que nos sintonicen en esa paz, necesitamos estar dispuestos a aprender a cambiar nuestras creencias y actitudes, a perdonar y a empezar de nuevo. Durante la crisis hay muchas estrategias que podrán facilitar el proceso transformador de la misma, pero aprender a encontrar la paz dentro nuestro, será el factor decisivo para enfrentar nuestros más profundos temores y tomar las mejores decisiones y acciones.