El Arte de la Meditación 5

La meditación Como una Necesidad

Para aquellos que nunca han meditado la meditación pareciera ser algo irrelevante, innecesario y poco práctico.  Sin embargo, para las personas que alguna vez han meditado con cualquier tipo de meditación, han podido experimentar el bienestar y la paz que toda persona desea en algún momento de su vida o de su día.

En este mundo tan convulsionado en que vivimos, se convierte cada vez más en una necesidad el tener momentos de calma para estar con nosotros mismos, para pensar, para sentir, para amar y para disfrutar de la vida.

La meditación trae beneficios en todo sentido: físico, mental, emocional y espiritual. De allí que poco a poco cada vez más personas meditan en el mundo, pues se va convirtiendo en una necesidad cotidiana, tan necesario como comer, bañarse o ir al trabajo.

Meditar actualmente se practica con innumerables propósitos en todo tipo de grupos. Empresarios, músicos, deportistas, estudiantes, maestros, profesionales, y por supuesto, todas aquellas personas que están en una búsqueda de bienestar en cualquier área de su vida.

 

Meditación y Estrés

Son tantos los efectos nocivos del estrés en la salud física, mental y emocional, que la ciencia está haciendo aportes significativos en la investigación del estrés y los medios para superarlo.  Dentro de estas investigaciones ha llamado la atención que se han estado realizando experimentos y mediciones en relación a la meditación como uno de los medios principales no medicamentosos para disminuir el estrés y sus consecuencias negativas.

El estrés negativo (distress) altera el funcionamiento normal del cerebro y éste envía señales a la mayoría de órganos y sistemas de nuestro cuerpo para que sobre-trabajen  como una respuesta adaptativa para prepararse para huir o atacar.  Como normalmente no huimos o atacamos, sino que nos quedamos en estado de alarma sostenido sin darnos cuenta, esto va desgastando y agotando todo nuestro organismo, lo cual con el paso del tiempo si esta situación persiste, va afectando a diferentes órganos y sistemas manifestándose en todo tipo de síntomas y enfermedades físicas, mentales y emocionales.

 

Necesidades de Paz y Meditación

El cuerpo requiere estar en algún momento del día y no sólo durante el sueño, en estado de reposo, en regresar a su balance normal para funcionar adecuadamente.

La mente necesita estar en paz, libre de pensamientos atormentados llenos de preocupaciones  e ideas angustiantes, que le permitan pensar claramente. Bajo estrés las funciones superiores de atención, memoria, concentración, razonamiento, juicio lógico y otras se ven afectadas.

Nuestro corazón a nivel emocional necesita esta paz para poder fluir en todos los sentimientos y emociones positivas. Cuando estamos bajo estrés los estados de temor, ansiedad, angustia, aflicción y otros negativos nos bloquean para experimentar emociones más positivas, incluso el amor y la capacidad de espontaneidad e intimidad. ¿Y nuestra alma?  Requiere que cuerpo, mente y corazón estén alineados en un estado de paz y armonía para manifestarse en nuestra vida cotidiana y no únicamente en momentos de oración o conexión espiritual.  La meditación nos permite estar en esa paz para entrar a nuestro templo interior.

 

Propósito Personal de Meditación

Cada persona puede escoger su propósito para el cual meditar.  Si está buscando prevenir o resolver padecimientos físicos en su cuerpo.  Si desea mejorar y optimizar el funcionamiento de su mente.  Si busca tener en paz su corazón para disfrutar más plenamente de la vida y de las relaciones con otras personas y consigo mismo.  O si está en el camino espiritual y éste es un vehículo que le permite avanzar en esta área.

Cualquiera que sea la motivación, meditar va a crear beneficios en todas las áreas. Requiere un tiempo y un mínimo de esfuerzo, pero bien vale la pena esta inversión si los resultados van a repercutir en toda nuestra calidad de vida.  Así que, ¡a meditar!