Tengo una Pequeña Flor

Poema: Tengo una Pequeña Flor

Tengo una pequeña flor

nacida sin darme cuenta

en medio del corazón.

 

En la tierra de la sangre

se abonó su resplandor.

 

Es delicada y se muere

sin cuidados y sin mimos.

 

Requiere mucha atención

contra el calor del verano,

contra el frío del invierno,

contra el cruel desengaño

que le causa tanto daño

con el paso de los años.

 

Florece en la primavera,

se marchita en el verano

y en el invierno se muere,

si no la cuida mi mano.

 

¡Se mantiene de ilusión!

Con el agua del amor

Echa flores de pasión

y se alegra en la ventana,

cuando la acaricia el sol.

 

¡Es todo lo que yo tengo!

No sé cómo sucedió.

Me creció, sin darme cuenta,

En medio del corazón.

 

CARLOS ETXEBA