Fluir como el Agua

Fluir como el Agua

Para el famoso maestro de artes marciales, Bruce Lee la vida se trataba de encontrar de forma individual esa expresión profunda de sinceridad con uno mismo. Las artes marciales eran el medio que permitía conocerse verdaderamente a uno mismo. Para lograrlo había que aprender a “fluir como el agua”. Nadie es capaz de llegar a este estado de mente y cuerpo siguiendo moldes y paradigmas anteriores impuestos por otras personas. Uno debe mantener la mente abierta a la espontaneidad propia del ser humano. La idea era relajarse, dejar que el cuerpo y sus movimientos fluyeran libremente, con naturalidad, descargando la mente de la responsabilidad de controlarlo todo.

“Vacía tu mente, sé amorfo, moldeable, como el agua. Si pones agua en una taza, se convierte en la taza; si pones agua en una botella, se convierte en la botella; si la pones en una tetera, se convierte en la tetera. El agua puede fluir o puede aplastar. Sé como el agua. Amigo mío, el agua que corre nunca se estanca, así es que hay que seguir fluyendo”. – Bruce Lee